WooCommerce
Ski

VIVE LA EXPERIENCIA DE UNA NEVADA

El cielo se nubla, la temperatura baja, el viento se torna helado. Sí, lo que sientes es el cielo preparándose para nevar. ¡Una experiencia maravillosa que tienes que vivir!

Dentro de la lista de experiencias que tienes que vivir al menos una vez en la vida es ver nevar. Para la gente que vive en lugares cálidos, la idea que tenemos de la nieve es ese hielo estilo raspado que ves en los helados o que alguna vez viste a tu abuela quitar del congelador del refrigerador y que te compartió para hacer una bola de hielo. Sin embargo, es algo tan único como miles de copos con forma de estrella que caen lenta y suavemente al suelo.

Seguramente has sentido ese aire frío que te sonroja las mejillas, en una nevada éste es indispensable para poder permitir la condensación de agua en las nubes a diminutos cristales de hielo. Algo maravilloso de este fenómeno es que cada cristal es único e irrepetible,  la diferencia en la temperatura a través de una nube logra una variedad de figuras geométricas infinitas.

Mi primera nevada fue en Vail, Colorado, venía de mi primera clase para principiantes de ski cuando el cielo empezó a nublarse,  empezó a hacer aire y poco a poco se volvió más frío.  En pocos minutos mi cara sintió pequeños piquetitos de frío, los primeros copos de la nevada.

Poco a poco el panorama se tornó nublado y miles de copos empezaron a caer, es una experiencia única poder juntar las manos (con tus guantes impermeables) e intentar atrapar alguno de ellos. Si tienes suerte y el clima es frío y seco seguramente podrás admirar alguna de esas bellas figuras geométricas en forma de estrella antes de que se derritan en tus manos. ¡Y sí! Como película no puedes olvidar intentar sacar la lengua e intentar atrapar uno de ellos, para mí fue una sensación de cosquillas de piquetitos fríos y luego el sabor a agua fría.

Tras la nevada no hay nada más gratificante que lo que los esquiadores llaman “Powder”, esa nieve recién caída que parece almohada.  En mi experiencia es una sensación como si pisaras talco o bicarbonato, algo muy suave. Lo mejor es subir al pico de la montaña y poder ver como los rayos del sol hacen brillar ese Powder, algo que los esquiadores conocen como “Champagne Powder” ya que parece como si vieras lo blanco y brillante de la champagne cuando se sirve en una copa. ¡Esta es la mejor nieve que un esquiador puede tener!

Al final de ese día lo que viene lo que todos hemos querido hacer desde que vimos de niños la película “Mi pobre angelito”. ¡Oh sí! Hacer angelitos, nada como dejarse caer a la nieve y mover brazos y piernas al mismo ritmo.

¿Y qué mejor lugar para ver nevar que la montaña? Algo que es maravilloso de estos lugares no solo es la posibilidad de esquiar, hacer actividades de nieve, ir de compras o poder disfrutar de restaurantes sino ser el lugar ideal para tu primer nevada. ¡Estás listo para vivirlo!

About the author

Vanesa Dulanto

Amo cocinar por herencia de mi abuela, soñadora y despistada, siempre hay tiempo para un café con mis amigas.