México

UNA HUELLA EN EL TIEMPO: REAL DE CATORCE

Norway Reports

El chofer del autobús escuchó como 50 veces: “¿Cuánto falta?, ¿ya vamos a llegar?”, habían pasado más de 8 horas, ya no podíamos con las ansias y el Sol estaba a punto de desaparecer. De pronto todo cobró sentido cuando un arco con la leyenda Bienvenidos a Real de Catorce, una tranquilidad inexplicable y el intenso frío nos recibieron. Al fin habíamos llegado…

Mi primera práctica de campo fue a San Luis Potosí, ¿la materia? Teorías de la Comunicación, ¿el tema? Una investigación relacionada con la población hippie, su interacción, influencia social y no sé qué tanto más. No alcanzo a recordar los resultados, en mi mente sólo están los paisajes y la magia de este lugar.

Real de Catorce, 1803

Real de Catorce es la huella perfecta de un pasado triunfal. Este lugar fue uno de los principales generadores de riqueza en la Nueva España gracias a la minería.

Estuvo habitado por más de 15 mil personas; sin embargo, en 1910, con la Revolución Mexicana se suspendió la actividad minera y Real de Catorce decayó demasiado, tanto que llegó a tener menos de 300 habitantes, entre ellos familias que no pudieron emigrar y algunos extranjeros.

Las calles empedradas, los espacios abandonados, las leyendas y su escasa población hacen que sea considerado un pueblo fantasma.

La entrada para viajar en el tiempo…

El Túnel de Ogrario es la entrada de Real de Catorce, mide 2.3 kilómetros y es de un solo sentido, por eso está controlado por los locatarios. Puedes entrar caminando y observarlo a detalle; si entras en auto te cobrarán alrededor de 40 pesos por unidad.

Los autobuses no caben, pero hay camionetas que transportan grupos y cobran unos 15 pesos por persona.

El lugar donde nace el Sol…

El día que llegué con mis compañeritos, nos valió la vida y decidimos que siendo las 10 de la noche teníamos energía suficiente para escalar el Cerro del Quemado. Un habitante local nos guío por más de dos horas hasta la cima, donde se encuentra el centro ceremonial de los huicholes. Ahí nos contó sobre algunos rituales y la famosa leyenda de El Jergas, un espíritu que deambula por el pueblo con la intención de perder a los mineros, llevándolos a túneles escondidos e inaccesibles. Cuando vayas pregunta por El Jergas y seguro te contarán la historia.

El Quemado tiene un significado especial para los huicholes, ellos creen que ahí nació el Sol y eso explica la vibra tan padre que se siente al llegar. El guía nos explicaba que el objetivo principal del recorrido es que los espíritus te transformen y guíen en la dirección correcta. Si eres de los que va medio chueco por la vida, haz un alto y medita en este bonito lugar.

Mi consejo es que escales este cerro de día porque, aunque no me arrepiento de subir en plena penumbra, debo admitir que fue una decisión un poco irresponsable. El caminito está lleno de piedras y es muy angosto; puedes resbalar fácilmente, pero si decides aventurarte debes llevar linternas poderosas y pisar con mucho cuidado.

Olvídate del glamour, llévate una buena chamarra, bufanda y los tenis más cómodos que tengas. Ver el cielo lleno de estrellas, sentir el aire helado en la cara, disfrutar del silencio y la energía de este lugar es algo que realmente vale la pena.

Reflejos del pasado

Entre las calles destacan edificaciones con gran valor arquitectónico, reflejos del auge de su pasado como: la Plaza La Carbonera, la Parroquia de la Purísima Concepción, la fachada del Palacio Municipal y la Casa de Moneda; donde se acuñaron las primeras monedas que circularon en México.

El cementerio tiene una bella fachada de San Francisco de Asís, la mayoría de las tumbas son del siglo XIX y están cubiertas por matorrales. Muy cerca del cementerio hay algunos locales para comer y un curioso bar donde venden mezcal del bueno, con adornos rastafari y un ambiente cálido, ideal para disfrutar con tu pareja o amigos.

También puedes recorrer una parte del pueblo a caballo mientras disfrutas  la vista panorámica llena de estructuras abandonadas que guardan una esencia fantasmagórica.  Este lugar te cambia la vida nocturna por un cielo estrellado; edificios modernos por un escenario western; las olas del mar por la calidez del desierto

Recordar mi visita a Real de Catorce es recordar una etapa llena de aprendizaje. Es entender como cada espacio constituye una extraña mezcla entre paz y misterio, es disfrutar de un ambiente solitario donde el pasado y el presente se fusionan. Es viajar en el tiempo y observar con nostalgia las huellas de un pasado triunfal que no volverá.  Me la pasé muy bien y sé que algún día volveré

Por último, y para que te den más ganas de ir, te comparto tres audiovisuales rodados en Real de Catorce. Checa cómo los paisajes se convierten en locaciones perfectas

1.-  Videoclip 3WW, alt-J

 

2.- Videoclip Tu falta de querer, Mon Laferte

 

3.- Película The Mexican (2001), dirigida por Gore Verbinski y protagonizada por Brad Pitt y Julia Roberts.

Norway Reports

About the author

Gaby Bravo

Que mi viaje deje algo en el viaje de los demás, ese al que llamamos vida.

2 Comments

Click here to post a comment