Norway Reports
Canadá

QUE HACER EN VERANO EN CANADÁ

Norway Reports

Al igual que hace un par de meses lo presentamos para invierno, es tiempo de ver todo lo que nos ofrece Canadá en verano.

Estamos a tan solo 2 meses de entrar en la cálida época de primavera y verano. Los canadienses reciben con ansias ese calor y felizmente observan como la nieve y sus complicaciones van desapareciendo de las avenidas y jardines.

Canadá está compuesto de numerosas provincias que son el equivalente a los Estados. Las provincias más conocidas para visitar en verano son: La Columbia Británica, Quebec, Ontario y Alberta

La provincia de la Columbia Británica se encuentra en el oeste del país, al borde del Océano Pacífico. Sus principales ciudades son Vancouver, Whistler y Victoria.

Vancouver será el punto de inicio ya que los vuelos desde la Ciudad de México llegan directo a Vancouver. Será también el inicio para visitar las otras ciudades como Victoria y Whistler. Desde Vancouver es posible hacer un paseo en hidroavión en 20 minutos o tomarlo como medio de transporte para llegar a Whistler o Victoria, o tomar un barco para ir en busca de ballenas y otro tipo de fauna marina. En la ciudad no dudes en probar los mariscos del mercado Granville, una cerveza en el histórico barrio de Gastown y aprovechar para dar un tranquilo paseo por el parque Stanley donde se pueden ver los tótems de las primeras naciones y visitar el Acuario de Vancouver.

Cerca de Vancouver se encuentra el Parque Capilano, hogar del puente colgante más famoso de Canadá que mide 140 metros de largo y se encuentra suspendido a 70 metros arriba del río Capilano.

A tan solo 20 minutos en auto de Vancouver, se encuentra Grouse Mountain. En invierno como en verano, es una montaña muy frecuentada por los locales, que pasan sus días esquiando o disfrutando del aire fresco de la zona. Es también llamado el pico de Vancouver ya que desde la cima es posible observar la ciudad. En Grouse Mountain podrás hacer tirolesa, conocer los residentes más grandes, que son dos osos grizzly huérfanos llamados Grinder y Coola y subir al Skyride que te llevará a la cima de la montaña. Uno de sus atractivos más importantes es el Eye of The Wind. Es el primer aerogenerador del mundo que permite acceder a la cima en un visor de vidrio, a tan solo 3 metros de sus aspas giratorias. Tendrás una vista de 360 grados de las montañas, el mar y la ciudad. No dudes en quedarte hasta tarde en la montaña para cenar y ver las luces de la ciudad de Vancouver.

Whistler no es tan solo un destino de invierno. Cuando termina la temporada de ski, este resort entra en su época de mantenimiento para después abrir paso a las incontables actividades de verano que ofrece. Podrás subir a la góndola Peak 2 Peak que va de la cima de la montaña Blackcomb a la cima de la montaña Whistler, nadar en el lago Alta, rentar canoas y preparar un picnic, rentar bicicletas para disfrutar de ligeros paseos por sus senderos pavimentados, o bicicletas de montaña para los senderos más rudos que van cuesta abajo.

Para los más pequeños es también el lugar ideal para ver osos negros, hacer tirolesa y aprovechar las instalaciones especiales con los que cuenta este resort para niños de todas las edades.

La capital de la Columbia Británica es la pequeña ciudad de Victoria. Esta ciudad se encuentra en la Isla de Vancouver y es ideal para ir en busca de diversas especies de ballenas y otros animales marinos ya que su ubicación permite a los barcos y ferrys adentrarse mucho más en el mar y zonas más concurridas por estos imponentes animales. Victoria es también el punto de inicio ideal para conocer los famosos Jardines Butchart, el museo Royal BC o el castillo Craigdarroch.

Con una semana en la Columbia Británica, será suficiente tiempo para conocer estos 3 principales puntos y sus alrededores. Pero no dudes en extender tu viaje y dirigirte a la provincia vecina: Alberta.

Para llegar a Alberta puedes tomar un vuelo directo desde la Ciudad de México a Calgary, o empezar tu viaje desde la Columbia Britanica y tomar un vuelo de Vancouver a Calgary o usar el tren VIA Rail que sale de Vancouver y llega a Jasper, Banff o Lake Louise, en el cual dormirás una noche. Pero lo ideal para llegar a Alberta es tomar el famoso tren escénico Rocky Mountaineer. Este tren es más lento que un tren estándar, no se enfoca en la rapidez del camino. Su objetivo principal es el paisaje. En este caso no dormirás en el tren, si no en Kamloops y te servirán el desayuno y almuerzo directamente en el tren.

Al llegar a Jasper en tren, o a Calgary en avión, podrás visitar los numerosos parques, lagos y ciudades de Alberta.

Calgary es la ciudad más grande de Alberta, y cuenta con un gran número de museos, mucha vida nocturna, y a tan solo 2 horas de la ciudad, se encuentra el Parque Provincial de los Dinosaurios, donde te podrás cruzar con verdaderos fósiles de estos gigantes. Puedes iniciar tu viaje directamente desde Calgary, ya que muchos autobuses salen del centro de la ciudad o del aeropuerto para llegar a Banff, Lake Louise (2 horas) o Jasper (7 horas)

El parque Nacional de Banff, es el cuarto parque más grande de Canadá, y ha sido muchas veces nombrado uno de los lugares más hermosos del mundo. El pueblo de Banff es el lugar ideal para iniciar el recorrido en busca de todos los lagos, cañones, montañas y senderos que tiene este parque nacional. Desde el Lago Moraine, un lago de color esmeralda, la góndola de Banff que te llevará a la cima de la montaña Sulphur y el lago Louise donde también podrás almorzar, cenar o hasta hospedarte en el Fairmont Chateau Lake Louise donde se han hospedado famosos como Marilyn Monroe, Alfred Hitchcock, y la Reina Isabel II. El gobierno de la provincia está muy enfocado a cuidar la biodiversidad de esa zona, debido a esto es muy probable que durante el tiempo que te encuentres ahí te cruces con algún alce, oso u otras especies que tienen su hogar en sus bosques y lagos. Recuerda que para preservar la biodiversidad es importante que no los alimentes.

Si llegas en tren VIA Rail o desde el Rocky Mountaineer, Jasper será tu punto de inicio para conocer la provincia de Alberta. Si tu recorrido empezó en Calgary, extiende tu viaje un par de días más ya que este pequeño pueblo es una joya escondida que pocos encuentran el tiempo de aprovechar. Se encuentra en el Parque Nacional de Jasper, a 7 horas de Calgary, y 3 horas def BanHolaff. Durante el trayecto a Jasper, se encuentra una parada imperdible: el Glacier Skywalk.: una plataforma de vidrio que se encuentra a casi 300 metros de altura. Si eres lo suficientemente valiente atraviesa la pasarela de cristal y podrás observar el paisaje, águilas, cuervos y otros animales que están debajo de tus pies.

El lugar más famoso de este parque Nacional es el lago Maligne, el lago más fotografiado del mundo y hogar de Spirit Island. Se encuentra a tan solo una hora en auto de Jasper y al llegar podrás subir a un barco y disfrutar de un paseo de 90 minutos que te llevará por las aguas cristalinas del lago donde podrás también tomar una fotografía mucho más cerca de Spirit Island y de la fauna que se acerca para refrescarse.

Quebec y Ontario son dos provincias ubicadas en la zona este del país, y en una semana podrías visitar estas 4 ciudades principales.

En la provincia de Ontario, ubicada al borde del Océano Atlántico, las ciudades principales son Toronto, Ottawa y Kingston.

En Toronto, lo ideal es pasar un día completo o hasta hospedarse en las cataratas del Niágara. Una vez ahí, podrás tomar el famoso barco Hornblower que te lleva a la base de las cataratas donde sentirás la brisa producida por la intensa caída del agua. Al hospedarte en un hotel con vista las cataratas, las podrás observar iluminadas de diversos colores por las noches. De regreso a Toronto puedes hacer paseos en helicóptero o subir al último piso de la Torre CN donde tendrás una vista increíble de la ciudad, suspendido en el aire.

Si lo que quieres es desconectarte del mundo por unos días, el parque provincial Algonquin es ideal ya que se encuentra a tan solo 3 horas en auto de Toronto y donde estarás rodeado de fauna y flora, encender una fogata las noches, acampar al borde del lago, pescar, nadar, pasear por el lago en canoa, o dormir en una cabaña ecológica.


La capital, Ottawa es hogar del canal Rideau donde podrás abordar un crucero que va por los canales que serpentean Ottawa hasta la ciudad de Kingston. Al igual se encuentra el museo más visitado de Canadá: el museo canadiense de Historia, y el Edificio del Parlamento donde se produce el famoso cambio de guardias durante julio y agosto. No dudes en hacer una parada en el mercado Byward, que está compuesto de calles peatonales y puestos de productos frescos y artesanales, y las reconocidas Beaver Tails, que hasta Barack Obama consideró como una visita imperdible en su viaje a Ottawa en el 2009.

Kingston es el punto de partida para conocer el Jardín de los Grandes Espíritus: Las Mil Islas. Este archipiélago dividido por la frontera entre Canadá y Estados Unidos, dentro del río Saint-Laurent, cuenta con 1,865 islas que se extienden sobre 80 kilómetros. Puedes abordar un barco que los llevará por estas islas, donde narran la historia de las islas, desde la más chiquita hasta la más grande.

En la provincia francófona de Quebec podrás visitar Montreal y la ciudad de Quebec, que es la capital de la provincia.

Montreal es la ciudad más grande la provincia, y la segunda ciudad con más francófonos del mundo, después de París. Montreal es una ciudad muy familiar y cuenta con muchas actividades en el verano. El Biodome que alberga 4,500 animales de 220 especies diferentes, el Jardín Botánico de Montreal y el famoso Mont Royal donde los locales vienen a relajarse, a disfrutar de un picnic mientra disfrutan de los músicos que tocan todo el día los sábados y domingos, o rentar una bicicleta para pasear tranquilamente por los senderos del parque.

La ciudad Quebec, tiene un encanto inigualable. Sus calles adoquinadas, edificios de piedra, restaurantes con terraza la hacen una ciudad histórica y romántica. Podrás tomar un café o almorzar en una terraza con vista a la Place Royal, dar un paseo en bici, o caminar sobre la Terrase Dufferin, que bordea el río San Lorenzo y ofrece una visita al hotel más fotografiado del mundo, el Chateau Frontenac, y terminar el recorrido en la fortificación La Citadelle, o las Llanuras de Abraham, un parque de 98 hectáreas. A tan solo 20 minutos en auto del centro de Quebec también tendrán oportunidad de disfrutar del parque de las Cascadas Montmorency, caminar sobre su puente colgante, pescar, aventarse de una tirolesa entre otras actividades.

Otras provincias de Canadá ofrecen muchas otras actividades e icónicos lugares que visitar: En Nueva Escocia podrás probar las mejores langostas del país y conocer sus numerosos faros, sobre todo Peggy’s Cove. La provincia de la Isla del Príncipe Eduardo es conocida como un destino de relajación para hacer ecoturismo, conocer sus playas y probar su gastronomía marítima compuesta de mariscos y pescados. Yukón en invierno es hogar de las auroras boreales, sin embargo de junio a septiembre se vive el Midnight Sun, el sol de medianoche, donde el verano es interminable y cuentan con 24 horas de sol.

Para un país con climas muy definidos por temporada, el mes de abril y mediados de mayo es su periodo de transición. Debido a esto también hay que tomar en cuenta que todavía puedes sentir un clima frío y vientos en las ciudades, sobre todo por las noches, y en algunas estaciones de esquí la temporada para practicar ese deporte se puede extender hasta finales de mayo. Entonces lleva una o dos chamarras, revisa el clima y el nivel de la nieve que ofrece los resort ya que podrías aprovechar para experimentar el ski o simplemente la nieve en primavera.

Los especialistas en Canadá te podrán ayudar a escoger el viaje que más va acorde a tus preferencias para primavera y verano. Y en caso de tener una preferencia para visitar Canadá en invierno, ¡no te pierdas nuestra guía!

Norway Reports

About the author

Lei

Francesa fluida en chilango, madre, cinéfila y experta en hotelería. Me encantan los domingos urbanos, los tacos al pastor y los paseos en camello