WooCommerce
México

DESCUBRE SOTUTA DE PEÓN EN MÉRIDA

30106178. Mérida, Yuc.- El estado de Yucatán festeja el 471 aniversario de la Fundación de la ciudad de Mérida con eventos culturales, este fin de semana y hasta el 26 de enero. NOTIMEX/FOTO/FRANCISCO MARTÍN/FRE/HUM/

Mérida fue llamada la Ciudad Blanca ya que en los tiempos de la Colonia únicamente los burgueses y la clase alta (blancos) podían vivir en el centro de Mérida, los mestizos e indios vivían en los alrededores y no tenían acceso a esta ciudad, había arcos a la entrada de cada barrio para hacer esta separación y restringir el acceso.

Esta bella ciudad, casa de la ancestral cultura maya, tiene para nosotros un sinfín de huellas que dejó la historia en cada esquina, la más representativa son las emblemáticas haciendas.

Durante el Porfiriato nuestro país alcanzó el rango de potencia mundial gracias a su acelerado crecimiento económico. Entre las principales actividades productivas que levantaron a México se encontraba la exportación del Henequén. Las haciendas más grandes productoras de henequén (el llamado oro verde de la época) se encontraban en Yucatán.

Estas haciendas pertenecían a terratenientes extranjeros que utilizaban peones para trabajar la tierra, a los cuales otorgaban precarias condiciones de vida con esclavismo, torturas, deudas infinitas, violaciones, etc.

Seguramente, a estas alturas ya debes de estarte preguntando qué se hace con el henequén. Aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Cuerdas
  • Sogas
  • Sacos
  • Hilos
  • Bolsas
  • Alfombras
  • Tapices
  • Hamacas
  • Sisal (Bebida alcohólica prehispánica)

Algunas haciendas, antiguas productoras del henequén, aún están de pie, la mayoría siendo ahora hoteles, restaurantes o propiedad de algunos famosos.

Sin embargo, ¡hay una hacienda en Yucatán que sigue produciendo el henequén! La Hacienda Sotuta de Peón. Hoy en día esta labor es admirable ya que con la llegada de las fibras sintéticas el henequén fue sustituido y ya no es redituable seguir produciéndolo gracias a los excesivos costos de producción.

Esta hacienda te va encantar porque te transportará al pasado en cada paso. Su dueño, el señor Adolfo Lubke, restauró la hacienda que tenía más de 20 años de haber sido abandonada y la convirtió en un hotel muy rústico e interesante en donde definitivamente podrás olvidarte de todas tus ocupaciones y vida cotidiana. Sus cabañas te invitan a desconectarte del mundo y relajarte en compañía de quienes más quieres.

Si quieres saber más acerca de la historia de esta hacienda puedes tomar el tour que ofrece todos los días.

El recorrido inicia por las habitaciones de la hacienda donde vivían los dueños y alojaban a los peones que en ella trabajaban. Después continua por las bodegas en donde se encuentra toda la maquinaria que produce el henequén, y con una explicación muy detallada y gráfica, aprenderás acerca de esta mística planta característica de la región, así como su proceso de transformación.

Conocerás a un auténtico trabajador maya, el señor Antonio, que en su dialecto te explica el esfuerzo que implica la siembra y cosecha de la planta del henequén.

Durante todo el recorrido serás transportado en trucks jaladas por mulas que te harán sentir en otra época. No olvides tu traje de baño ya que al final te llevarán al cenote Dzul-ha que se encuentra dentro de la hacienda, para que vivas aún más de cerca las maravillas que la región tiene para ti.

Así que ya sabes, llénate de historia en la Hacienda Sotuta de Peón en tu próxima visita a Mérida.

About the author

Nayeli Pérez

De viajes pequeños y espontáneos. Apasionada de los idiomas y la diversidad cultural, disfruto sobre todo de la historia y los relatos de mi México adorado.