WooCommerce
Ski

LOS MITOS DEL ESQUI

¡Esquiar es una experiencia para todos! No es difícil de aprender, ni imposible de costear, ni te congelas al realizarlo.  Aquí te comparto mi experiencia respecto a los principales tabús que tenemos los mexicanos del esquí.

Seguramente te has topado con videos en restaurantes y bares donde ves como esquiadores bajan de empinadas pendientes o laderas llenas de árboles en senderos súper estrechos y llenos de rocas, también es usual que veas cómo disfrutan de lujosos hoteles y comidas.

Este tipo de videos han colocado al esquí en un peldaño muy alto y casi inalcanzable, como actividad de cualquier viajero, incluso tengo que decir que fui parte de este grupo hace tan solo 3 años. Es por ello que como novata del esquí te comparto mi opinión sobre los mayores tabús del esquí.

  1. El esquiar es actividad solo de ricos.

Es cierto que hay destinos de montaña muy lujosos como es el caso de Vail y Breckenridge, sin embargo, existen otros como Mont Tremblant que ofrecen precios competitivos para todos los presupuestos. Esto abarca todos los servicios de tu viaje, desde hospedaje, traslados del aeropuerto a la montaña, restaurantes, clases,  equipo y ropa de ski.

Algunas recomendaciones que puedo darte para prologar tu presupuesto es, primeramente, rentar un apartamento durante tu estancia en lugar de hospedarte en un hotel. Este tipo de inmuebles siempre cuentan con cocinetas equipadas que te permitirán cocinar y no depender de solo restaurantes.

En segunda dado que comer es un gusto así como comprar un recuerdo del viaje,  te recomiendo salir del destino a alguno de los pueblitos cercanos que usualmente se encuentran a 20 o 30 minutos.

Debido a que no están a lado de la montaña, sus restaurantes, bares y tiendas cuentan con precios un poco más accesibles. Finalmente y aprovechando que tu tiempo será solo para esquiar, siempre puedes llevarte una barrita energética o un sándwich en la bolsa de la chamarra para no tener que gastar en un aperitivo en las Villas  el pico de la montaña. Recuerda que el agua es gratuita en estas villas por lo que no necesitarás cargar con un termo. Como  ves, ¡no hay pretexto!

  1. En la montaña hace mucho frio.

Al estar en un destino de nieve es natural que encuentres una temperatura mucho más fría que la de cualquier parte de México, a menos que subas al Nevado de Toluca o una montaña. Como decía mi abuelo: todo es mental.

Además, hoy en día la tecnología a llegado también a la ropa de ski, para saber cuál es el outfit adecuado te sugiero leer: 10 tips para elegir tu ropa de esquí. Para los primeros esquiadores mi recomendación es rentar tanto el equipo como la ropa de ski,  esto te dará tiempo de ir poco a poco comprando tus cosas (ya que en conjunto suman una considerable cantidad…) y a tu gusto.

Tal vez empieces con unos esquís rentados y cortos, para aprender y al final te animes a tener unos más largos, esto, ya que adquieras experiencia.  Lo único que sí te recomiendo comprar la primera vez es lo que se conoce como underwear o ropa térmica, así como un par de calcetines térmicos.

Estos tres los puedes comprar en cualquier tienda deportiva o directamente en el lugar donde te rentan la ropa de ski, considera un costo promedio de $30 dólares americanos por cada uno, y si lo sé, cuando piensas gastar ese precio en calcetines se te hará muy caro, pero lo vale si se trata de tener los pies calientitos, ¡créeme no te arrepentirás!

Si de plano eres súper friolento puedes comprar unos sobrecitos llamados “warmers” que al aplastarlos se calientan y los puedes colocar en la base de tu calcetín o de los guantes de tus manos para que sumen calor a tu cuerpo.

Una mañana soleada en el pico de la montaña.
  1. Es muy difícil aprenderlo y hay que ser deportista para lograrlo.

Al igual que como aprendiste a andar en bici sin rueditas, tendrás que aprender la técnica para poder controlar tu balance y velocidad con los esquís. En mi primera clase me tocó estar con personas desde los 15 hasta los 65 años de edad, si, escuchaste bien ¡¡65!! También una señora que jamás lo había intentado, pero como su nieta le había platicado tanto sobre el esquí, decidió probarlo.

Al igual que ella, al principio me sentí como robocop al caminar con las botas de esquí, y sí, me sentía sin control al empezar a caminar con los esquíes, pero poco a poco fui sintiendo control y pude bajar mi primera pista verde (las de este color son para principiantes, azul para intermedios y negras para avanzados).

Si es tu primera vez no dudes en contratar un día completo de clase, te enseñaran todo lo básico para que puedas disfrutar de esquiar.  Y sí, vas a caerte, pero es parte del aprendizaje. La gran diferencia de la nieve, es que ésta es esponjosa y suave, al caer no duele.  Cuando sientas que no tienes control no dudes en poner ese freno de manos alias: caer de pompis.

Les comparto mi primera vez esquiando.

  1. Si no esquías no hay nada más que hacer.

¡¡Totalmente FALSO!! Muchos piensan que ir a un destino de montaña significa sólo esquiar, sin embargo estos lugares cuentan con miles de actividades incluyendo spas, tiendas de todo tipo, galerías de arte, restaurantes,  cines y muchas actividades de nieve como: pista de hielo, campo traviesa, trineo de perros o motos de nieve, además de pueblitos muy lindos a la redonda. Todo esto permite que tengas un viaje único,  la realidad es que es una experiencia que debes de al menos intentar una vez en tu vida.

De compras en el outlet

Ir a esquiar no es imposible, siempre recuerda que hay especialistas en la materia que pueden ayudarte con todas tus dudas. Una muy buena opción es acercarte a un experto que te guie, se enfoque en la experiencia que quieras vivir y se ajuste a tu presupuesto. Te recomiendo visitar el sitio de Ski House.

¡Atrévete a vivir la experiencia y compártela con nosotros!

About the author

Vanesa Dulanto

Amo cocinar por herencia de mi abuela, soñadora y despistada, siempre hay tiempo para un café con mis amigas.