Mundo Negocios

El futuro del hambre se decide en Belfast

Norway Reports

Nadie sabe qué pasará en el futuro, pero las tendencias de hoy nos pueden dar una idea de qué esperar. En este momento, en Belfast, se puede estar resolviendo el futuro de la humanidad en cuestión de uno de nuestros mayores problemas: el hambre.

Nuestra población crece año con año a nivel mundial. Se estima que para 2050 la población mundial se acerque a los 10 mil millones de personas. Y una población que crece necesita más alimentos. El punto interesante es que nuestra producción actual de alimentos no es suficiente para alimentar a la futura población mundial.

En particular, un punto importante a considerar es la huella de carbono de la producción de carne. En 2018 se estimó que un 25% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero provienen del sector alimenticio. El ganado bovino tiene una producción de más o menos 30 CO2/kg. La carne de puerco y la de pollo están en mejor posición con menos de 6 y menos de 3 CO2/kg, respectivamente.

Las granjas de pescado son una solución para el futuro del hambre. Con una huella de carbono de 2.9 CO2/kg para el bacalao y el salmón, pero sólo 0.5 para el verdel, el arenque y las sardinas, el pescado es una gran opción ecológica para obtener proteínas en nuestra dieta.

Por supuesto, no es magia, y la producción de pescado también tiene sus problemas. La pesca tiene un límite en su producción al que nos acercamos día con día, y las granjas en el mar exponen a los bancos de peces a enfermedades, mientras que en tierra requieren demasiada agua. O así es como lo entendíamos.

En Maine, EU, la compañía Nordic Aquafarms acaba de abrir sus oficinas en diciembre de 2019. Esta compañía lleva algún tiempo preparándose para poner una granja de pescado que cambia cómo entendemos las granjas de pescado hasta ahora. Estas instalaciones que se localizarán en Belfast serán de una granja en tierra adentro que cambiarán el juego con su diseño.

El diseño tiene los tanques de pescado alrededor de plantas de tratamiento de agua, lo que reduce las descargas de agua, facilita el transporte y asegura la calidad para los tanques. Los tanques mismos tienen sistemas para asegurar la calidad de vida del pescado y hacer más fácil la limpieza, la recolección y el procesamiento de los peces.

El éxito de esta empresa y sus instalaciones revolucionarias dependen de muchos factores —permisos y licitaciones, por ejemplo—, pero yo espero con ansias buenas noticias, especialmente mientras sigo saboreando mi bacalao a la vizcaína del recalentado.

Norway Reports

About the author

Luis Cedeño

Editor para JCI.
Corrector de Estilo en Castbord Consulting.
Especialista en lenguaje (a veces).