WooCommerce
México

DESCUBRIENDO EL SABOR DEL CHINICUIL

“Comadia  redtenbacheri” es su nombre científicamente hablando, lo pueden conocer como chilocuil, techol o como yo lo conozco: chinicuil. Hablo de un pequeño gusano que generalmente habita en zonas áridas y desérticas. Su nombre proviene del náhuatl “chilocuilin” y significa “gusano de chile”.

Las larvas del chinicuil son orugas de color rojizo y llegan a medir hasta 5 centímetros de largo. Estos animalitos son una plaga de maguey, así que están muy bien alimentados y  son una excelente fuente de proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales fundamentales para el funcionamiento del organismo, claro siguiendo la dieta del pulque ¡eh!  Los podemos encontrar en la gastronomía oaxaqueña e hidalguense y son extraídos de la parte inferior del maguey.

Yo siempre hablo de mis primeras veces porque lo mejor es probar platillos nuevos que provoquen una feria de diversiones en tu boca o como crear una historia de terror, eso es lo que más me llama la atención.

La vez que probé los chinicuiles fue gracias a una prima por parte de mi padre, para ella no es raro comer esta clase de animalitos o prepararlos ya que proviene, al igual que mi padre, del hermoso estado de Hidalgo.

Aquella prima llegó con un pequeño bote lleno de estas cositas rojas y esa vez toda la casa se llenó de un aroma que no puedo describir bien. Sólo puedo decir que no fue nada agradable, yo sólo podía ver como echaba a los pobres animalitos vivos al sartén con mantequilla y estos se retorcían.

También preparaba una salsa roja en molcajete y cuando una salsa está hecha en molcajete a fuerza tienes que probarlo. Y llegó el momento, esos chinicuiles estaban asados, en su punto y listos para probarlos. No quería, no podía probar a esos animalitos que vi sufrir en el sartén, pero tenía el gusanito de la curiosidad.

Tomé una tortilla, le puse algunos gusanos y no pudo faltar esa salsa roja, ¡PUM!… Aunque estos gusanos no son mi máximo, tampoco son malos, son algo crujientes y la salsa les da un mejor sabor.

Esa fue mi experiencia y punto de vista, si ya los probaste y te encantaron está increíble, y si aún no los pruebas tienes que hacerlo y experimentar.

Debes ir a Hidalgo, principalmente al municipio de Actopan, el cual es ampliamente conocido por su gastronomía. Si no lo conoces ¡debes de ir por el amor de Dios! O por quien tú quieras, en su mercado puedes encontrar estas larvas vivas o asadas, para llevar o para comer ahí.

Está ubicado al norte de la Ciudad de México a 120km más o menos y a sólo 37km de la Ciudad de Pachuca, capital del estado de Hidalgo.

Estas larvas se consume,  principalmente, en el valle de Mezquital, región del estado de hidalgo donde también está Actopan. Los gusanos son preparados con mantequilla dentro de una olla de barro, se consumen en tacos o los agregan en las salsas rojas. También se pueden encontrar en botellas de mezcal.

About the author

Abigail Acosta

1 Comment

Click here to post a comment