WooCommerce
Ski

DESCUBRE LA EXPERIENCIA EN RAQUETAS DE NIEVE

Hace unos años tuve la suerte de vivir una de las experiencias más increíbles de mi vida: una salida de 3 horas en raquetas de nieve por la noche. ¿Cómo es?, ¿dónde?, ¿para qué? ¡Aquí les cuento mi experiencia!

Vengo de un pueblo de Francia, cerca de Suiza,  rodeado de montañas, así que empecé a esquiar desde niña y tuve la oportunidad de realizar varias actividades de montaña. En este caso, fuimos al Plateau des Glières, un lugar cerca de Annecy, Francia.

Por todo el mundo existen cabañas o chalets en zonas montañosas, que no son accesibles en coche. Hay varias maneras de llegar hacia ese típico alojamiento, por ejemplo: esquiando, en helicóptero o en moto de nieve. Mi familia y yo elegimos una manera más tradicional: caminando con raquetas de nieve.

Después de haber dejado el coche en el estacionamiento más cercano, empezamos por equiparnos bien: una buena chamarra ligera que conserve el calor, buenos calcetines, zapatos cómodos, guantes y gorra. No es necesario ponerse mucha ropa, caminando se quita el frío.

Decidimos tomar la caminata de noche. Tuvimos que equiparnos con esas linternitas frontales ya que no hay luz en el camino y es indispensable ir con un guía especializado porque generalmente el camino no está indicado. Es una experiencia inolvidable y única a la luz de la luna y rodado de nieve.

Una vez bien equipados nos esperaba, a mi familia y a mí, una caminata de 3 horas para llegar a la cabaña. Caminar con raquetas es muy sencillo, pero requiere una buena condición física. Con la nieve que se acumula a lo largo del camino, los pies se pueden sentir pesados después de un rato. El camino, por ser en la montaña, solo es de subida. Sin embargo, estar equipado de raquetas ayuda a no resbalarse ni hundirse en la nieve.

Llegamos a una cabaña grande de pura madera, donde íbamos a pasar la noche. Entrar a un lugar cálido, gracias a una chimenea, después de caminar en el frío es sin duda, ¡una sensación única!

Lo mejor de todo fue tener una comida típica francesa esperándonos en la sala. La raclette es el nombre de la máquina que permite que se derrita cada rebanada de queso, el cual lleva el mismo nombre. Añadimos al gusto papa al horno, jamón, salchicha, chorizo, salami, por supuesto pan o lo que se antoje. Es un plato tradicional de invierno que permite quitarse el frío.

Existen muchos tipos de chalets. El nuestro se componía de una sala grande donde cenar, baños y una habitación enorme bajo la cubierta con unas 30 camas.  Al final, en este tipo de cabañas con una sola habitación grande, es mejor ir con un grupo de amigos o familiares para no tener que compartir este espacio y estar más cómodos.

Esta experiencia única no sólo abarca la caminata. Como se hace de noche, uno sólo puede imaginar el paisaje y despertar es una gran sorpresa al ver las montañas llenas de nieve donde nadie caminó todavía.

Por la mañana, uno puede elegir entre regresar al estacionamiento en raquetas pero ahora de día o salir a esquiar directamente de la cabaña, disfrutar de un paseo en moto de nieve o en trineo de perro.

 

About the author

Aurore

¡Expatriada viajera!
Decidí pasar mi vida viajando desde hace unos 5 años. Les voy a compartir mi manera de ver el mundo y algunas de mis aventuras!