México Negocios

CERVEZA ARTESANAL: UNA INDUSTRIA DINÁMICA

Norway Reports

La confianza es una parte invisible pero esencial de cualquier mercado. Se podría decir que es el símil de la gravedad en cualquier modelo socioeconómico. Como buena fuerza imperceptible a nuestros cinco sentidos, necesitamos que alguien la estudie y nos demuestre que existe, a pesar de que nuestra mera existencia sería impensable sin ésta.

Lo mismo sucede cuando nos hablan o leemos del dinamismo y crecimiento industrial, tenemos que confiar ciegamente en el mensaje y en el mensajero. Sin embargo, existen industrias donde, si somos afortunados y nos encontramos en el lugar y en el tiempo correcto, los podemos presenciar con nuestros propios ojos.

Tal es el caso de la industria de la cerveza artesanal en México, la cual viene a revolucionar una de las bebidas favoritas del mexicano. Lo vemos año con año en el incremento de marcas que podemos encontrar en restaurantes, bares, y tiendas departamentales, de autoservicio o especializadas.

La Asociación de Cerveceros Artesanales de México (ACERMEX) nos demuestra cualitativamente este crecimiento a través de su reciente publicación Reporte de la industria cervecera independiente mexicana 2018.

Durante el año, la producción total de la industria fue de 119,970,320 hectolitros, de los cuales el 0.16% (189,250 hectolitros) fue producido por la industria artesanal independiente. Suena insignificante, pero no es nada despreciable cuando las 940 cervecerías artesanales independientes de todo el país se tienen que enfrentar a los dos grupos cerveceros con participación extranjera, y tintes oligopólicos: Cuauhtémoc Moctezuma (Heineken México) y Grupo Modelo (Anheuser-Busch InBev).

Hablamos de crecimiento porque, de 26 cervecerías artesanales independientes registradas en 2011, pasamos a aproximadamente 940 para finales de 2018, lo cual implicó la creación de 6,048 nuevos puestos de trabajo durante el mismo periodo de tiempo. Además, las ventas acumuladas a finales de 2018 fueron de aproximadamente $1,174,801,920.00 (que representan el 0.59% de las ventas totales de la industria cervecera).

No sólo es más común ver nuevas marcas de cerveza artesanal mexicana en restaurantes de todo el país, o establecimientos que la prefieren sobre la industrial, sino que estas marcas están llegando a otras regiones del planeta, especialmente a Estados Unidos, Europa y Centroamérica, representando el 3.7% de las ventas de la industria, donde los cerveceros que exportan están destinando el 14.8% de su producción a ese canal de venta.

Como en toda industria en crecimiento, existen retos muy importantes. El más relevante, sin lugar a dudas, es la carga impositiva que paga el productor artesanal independiente a través de un IEPS del 26.5%. Si bien, este es similar al pagado por la cerveza industrial, al no existir una distinción en la ley respecto a industrias macro y micro, y sus diferencias en capacidad productiva y costos de producción, el impuesto se traduce en un costo por IEPS de entre 10 y 12 pesos por litro al segmento artesanal, mientras que el segmento industrial paga 3.50 por litro, en promedio.

Actualmente el sector artesanal, a través de ACERMEX, busca que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público reduzca a 5% el pago por IEPS para cerveceros que no rebasen los 25,000 hectolitros de producción anuales.

Como tal, la industria cervecera artesanal independiente sigue siendo pequeña. Es probable que nunca vaya a llegar a los niveles producción de la industrial, sin embargo, es imposible negar su presencia en el mercado. Ahora empiezan a compartir espacio con las grandes marcas en los menús de los restaurantes y en las repisas de las tiendas de autoservicio. Esta es una tendencia comprobable a la vista y al paladar.

 

Norway Reports